TEMPLATE USED: single.php
pageid: 1677
WFL

7 hábitos que debiéramos conservar de nuestros ancestros

Ricardo Tagle

9 junio, 2016

Nuestro organismo funciona al máximo cuando replicamos aquellas condiciones en las cuales evolucionamos.

Hay ciertos hábitos que nunca debiéramos olvidar, simples acciones que potencian nuestro estado de salud y que nos conectan con lo mejor de nuestra naturaleza.

Aquí  7 acciones para incluir como parte de tu estilo de vida:

 

1- Come comida real

Carnes de todo tipo, semillas, frutos secos y berries. Más grasa, menos carbohidratos. Disminuye al maximo los derivados de granos y azúcares procesados.

Seguimos teniendo el mismo ADN de nuestros ancestros pre-agrícolas. Los efectos de la alimentación post-industrial se están dejando ver hace ya bastante tiempo. Hoy nuestros hijos tienen menor esperanza de vida que nosotros, y es la primera vez en la historia de la humanidad que esto ocurre.

 

2- Camina

Si puedes caminar para ir al trabajo hazlo. Una reunión no tiene porque ser sentado en un café.  En Google, por ejemplo, incentivan las reuniones “caminadas”. El biólogo John Medina (Brain Rules) nos dice que este tipo de actividad genera la producción de BDNF, una proteína importantísima para nuestras neuronas.

 

3- Duerme 8 horas

Nada de TV en la pieza, nada de whatsapp. Transforma tu pieza en una cueva, respeta los ciclos circadianos que nos fueron heredados por millones de años. Dormir es la instancia para regenerar nuestro organismo.

 

4-Toma sol

Hazlo al menos 15 minutos por día. La producción de vitamina D depende bastante de este simple hecho.

 

5-Levanta pesas

Estimula tus músculos con levantamientos de objetos.  Los estímulos neuroendocrinos potentes que generan los levantamientos, son fundamentales para que tu organismo genere las adaptaciones que te van a ayudar a mantener una salud potente por toda tu vida. Si quieres “quemar” grasas es necesario que existan las estructuras para ese efecto, o sea, los músculos. Dos a tres veces por semana es lo mínimo recomendable.

 

6-Sprintar

Correr piques cortos y rápidos una o dos veces por semana te va a ayudar a mantener la conexión neurona-músculo en estado óptimo.

 

7-Juega

Aprende algo nuevo una vez al mes. Juega, muévete sin buscar un objetivo en particular. Haz que tus neuronas fabriquen nuevas conexiones aprendiendo gestos nuevos y adaptándose a los problemas motrices -muchas veces inciertos- que aparecen cuando jugamos.

 

En otras palabras “re-salvajízate” todo lo que puedas…

¡Activa esos genes que están latentes listos para actuar!

Artículos Relacionados

10 razones por las que te puede doler la vagina

¿No aguantas el pipí? Tranquila, sí hay solución para ese problema

Conoce la causa por la que esa grasa abdominal no quiere desaparecer

5 señales de que algo anda mal en tu periodo y debes consultar