TEMPLATE USED: single.php
pageid: 571
WFL

Elige el deporte perfecto según tu personalidad

Soledad Díaz de la Vega

4 mayo, 2016

Encontrar el deporte que se ajusta a tu medida puede no ser una tarea simple y es probable que no lo encuentres a la primera. Tus gustos, tu personalidad e incluso el tiempo disponible son elementos a considrar a la hora de escoger el adecuado y no quedarte en el intento. Soledad Díaz de la Vega, consultora coach ontológico integral & coach deportivo entrega algunas claves para que tomes en cuenta si estás pensando en practicar algún tipo de ejercicio.

Lo fundamental es encontrar un lugar que te acomode, una práctica que se ajuste a tus inquietudes, a tu carácter, necesidades, desafíos, que no signifique sacrificios impracticables y, muchas veces, también es muy útil encontrar un partner o equipo que te incentive ¡a seguir adelante!

Ten en cuenta:

Si eres novata en temas deportivos y nunca has probado ninguno en particular, empieza por uno que no sea de alto impacto, ni de gran esfuerzo físico. La caminata, la natación o algún baile entretenido pueden ser buenas opciones. De esta manera te irás encontrando de a poco con el ejercicio y además lo pasarás bien.

Los bailes acompañados de tu pareja o amigos también pueden ser una alternativa si eres sociable, te gusta compartir y, por supuesto, bailar. Hacer algo así te permitirá ejercitar tu cuerpo, trabajar tu flexibilidad, equilibrio, expresarte, relajarte, compartir o ¡cambiar la rutina con tu pareja!

Si te gusta el aire libre, la sensación de libertad y buscas el contacto con la Naturaleza, entonces intenta algún deporte outdoor. Los trekking, el trail running, el mountain bike y la escalada son excelentes alternativas. Algunos puedes hacerlo sola, aunque lo mejor es encontrar un equipo o partner que te motive a avanzar e incluso a prepararte para competir. Existen carreras para principiantes y para deportistas avanzados. Es fundamental, eso sí, la preparación.

Si tienes poco tiempo y solo puedes dedicarle una hora al día o unas cuantas a la semana al ejercicio, ir a un gimnasio es una buena opción. Ahí encontrarás diversas ofertas de actividades como bailes, kick boxing, spinning, Cross Fit, cuerdas, pesas, trotadoras y otros deportes que cumplen el objetivo de quemar calorías y mantenerte en forma en un tiempo más acotado. Eso sí, si detestas los lugares cerrados, la música fuerte y las rutinas te aburren, deberías pensarlo bien antes de pagar un semestre. Parte de a poco e intenta calzar con alguna clase que te motive, eso será fundamental para que seas constante y no se transforme en un sacrificio que a la larga te hará desertar.

Si eres más tranquila y prefieres los deportes sin tanta adrenalina, saltos ni música fuerte, puedes intentar con diferentes tipos de yoga, pilates, tai chi u otras disciplinas más orientales. Al hacerlas, además de relajar tu cuerpo, trabajar tu elongación, equilibrio y, en algunas, mejorar la tonificación muscular, encontrarás espacios de silencio y meditación, algo que viene muy bien en estos días tan agitados.

Si tu personalidad es inquieta y siempre estás en busca constantes desafíos, te propones lograr grandes objetivos, cumplir sueños y eres amante del deporte, entrenar para maratones, triatlones y carreras desafiantes como el Desafío de los Andes, son para ti. Eso sí debes saber que este tipo de carreras requieren de gran valentía y de empoderamiento, ya que son esfuerzos de largo aliento y sacrificio. Debes creer en tus sueños y proponerte trabajar para lograr tus objetivos.

 

Pon en la balanza

Si decides entrar al mundo deportivo competitivo y desafiante, debes tener en cuenta que hacerlo tiene ciertos ostos.

Si eres soltera, puedes dejar de ver a tu círculo de amigos “sociales”, debido a los horarios de entrenamiento y al cansancio que vas acumulando. Cada vez que quieras y necesites descansar será probablemente en una rutina más tranquila como ver cine en tu casa, leer un libro o simplemente dormir una siesta.

En el caso de que tengas pareja y esta no haga deporte -o no a tu nivel-, podría sentirse aislado de tu nueva vida, desconfiado de los nuevos amigos que te rodean o simplemente se verán o conversarán menos.

Hay algunos costos económicos que deberás cubrir. En algunos casos se convierte en una adicción, pero comprar todo lo necesario para tu deporte no siempre es barato, aunque muchas veces esencial para no lesionarse y obtener mejores resultados.

Si estás casada es muy importante que tu marido haga el mismo deporte o te entienda y te apoye en todo. Tendrán que volver a organizar los horarios, estar dispuestos a que pasarás menos tiempo en la casa y entender que cuando lo hagas querrás descansar. Incluso algunas veces no podrás hacer todo lo que demanda a una ser “una madre perfecta”, aunque con la ayuda de otros se puede ser eficiente.

 

Artículos Relacionados

¿Quieres saber por qué el ejercicio te hace más feliz?

¡Acompañemos a nuestros niños!: VII Interescolar Inclusivo de Atletismo

Gigi Hadid no es tan perfecta…

10 trekkings que debes intentar