TEMPLATE USED: single.php
pageid: 1825
WFL

15 buenas razones para bajar el cerro en bicicleta

well+fit living

20 junio, 2016

 

Terrenos pedregosos, curvas insinuadas, subidas agotadoras y bajadas- muchas veces- intimidantes. Velocidad, aventura y una energía casi adictiva es lo que produce un deporte que hoy cautiva tanto hombres como mujeres, el mountain bike enduro.

Meli Beckmann es mamá, ingeniera civil, y una mujer muy motivada.  A los 35 años encontró en el enduro una razón para que el deporte entrara en su vida y ¡qué deporte!

Al escucharla hablar dan ganas de tomar la bicicleta y asomarse al cerro. Al parecer, el desafío constante que supone la práctica es el ingrediente que la anima a seguir adelante, a superar sus propios límites y enfrentar sus miedos. Contrario a lo que puedas pensar, “el enduro es accesible para cualquier ciclista que practica los fines de semana. El formato competitivo, consta de pruebas de enlace que son subidas con un tiempo máximo para alcanzar los checkpoints y de pruebas especiales que son bajadas cronometradas (aquí esto es lo que cuenta). Es una modalidad que fomenta la competencia sana, el disfrute con amigos y la conexión con la naturaleza”, cuenta Meli. ¿Te animas?

 

15 razones por qué deberías intentarlo… (Mira qué dice esta enduro fem).

 

  • Es una tremenda oportunidad para el desarrollo de la constancia y la superación personal.
  • Es muy entretenido, generas lazos de mucho compañerismo y se arma un ambiente muy colaborador entre quienes lo practican.
  • Enfrentas el miedo. Te atreves a pedalear por bajadas que en un principio te parecían imposibles. Cuando vences el miedo, la sensación es impresionante.
  • Te permite conocer y superar tus propios límites.
  • Te ayuda a centrarte y a concéntrate en lo que debes hacer en el momento.
  • Te entrega un poder increíble. La energía que sientes al terminar una carrera o entrenamiento es muy motivadora.
  • Te empoderas.
  • Te permite formar parte de un equipo. En mi caso, Enduro Fem. Somos un grupo humano muy diverso potente y enriquecedor que se ha ido formando por las mujeres que se han animado a practicar este deporte. La gente que he conocido realizando enduro es una de las cosas que más valoro.
  • Si te caes, aprendes a levantarte y seguir. Eso desarrolla en ti la tolerancia a la frustración y la superación personal.
  • Entrega disciplina, porque -si quieres superarte- debes entrenar al menos dos veces por semana.
  • Todos los valores que aprendes con la práctica son aplicables a la vida que también está llena de desafíos, obstáculos y metas. Creo que este deporte te contacta con todo eso e inconscientemente lo aplicas en distintas situaciones.
  • Es como una especie de recarga energética.
  • Los lugares donde practicas -tan contactados con la naturaleza- son mágicos. Entras a los circuitos y te olvidas de todo, solo piensas en avanzar, y el premio que recibes son los maravillosos paisajes que te rodean.
  • Cuando subes te enfocas en llegar al lugar donde debes. Te focalizas en eso, te centras para lograrlo y luego, durante la bajada, sientes una felicidad inmensa. Es una especie de adrenalina que debes saber controlar y manejar para que no te juegue una mala pasada. Te dejas fluir y sientes mucha alegría.
  • El ambiente y el estilo de vida que acompaña a este deporte es muy destacable.
  •  Fortaleces el cuerpo, la mente y el espíritu. En una subida, trabajas las piernas a full, pero también la cabeza, pues debes mentalizarte y enfocarte en lograrlo. En una bajada, los brazos y el tronco superior están en constante trabajo. Mentalmente también debes estar muy centrada y consciente de tus límites ¡para evitar que la adrenalina se apodere de ti! El espíritu también crece. En términos valóricos aprendes a ver al otro, a fijarte en sus necesidades y a compartir más que competir.

 

¡Más de un rasguño!

Si optas por intentarlo, debes saber que es posible que te caigas más de una vez y quedes bien machucada, por eso es importante ir protegida. Sin embargo, cada una de esas heridas, rasguños y moretones dejan algo más profundo que las marcas y es probable que termines hasta queriéndolas. “Las miras y te acuerdas de todo lo que fuiste capaz de hacer y dejas de verlas como algo negativo. Olvida los miedos. Hay que lanzarse, atreviéndose a superar los obstáculos. A lo más te caes y te levantas para seguir”, dice Meli.

 

¿Te gusta la aventura?

Para hacer este deporte, disfrutar con la aventura es fundamental. Sin embargo, no es necesario partir por grandes desafíos. “En un principio bajé muchas veces caminando con la bicicleta al lado mío, pero de a poco me fui atreviendo. Es un proceso donde tras el entrenamiento constante vas notando cambios visibles y concretos en tu resistencia, valentía y todo eso te da ganas de seguir”, cuenta.

Qué exige un entrenamiento.

Puedes optar por circuitos de una hora 20 hasta otros más largos que duran cerca de cuatro horas (como las carreras). Lo ideal es entrenar semanalmente tres circuitos cortos o dos largos. Lo bueno, eso sí, es que en los distintos lugares donde se puede practicar enduro está la opción de hacer lo uno o lo otro.

 

Consejos del Experto

Ignacio Rojo, entrenador de mountain bike, entrega algunas claves para que si lo intentas te den ganas de seguir adelante y no te quedes en el intento.

 

– Antes que el equipamiento, es fundamental que lugar al que optes por ir sea acorde a tu nivel. Puedes tener el mejor equipo, pero si decides mal el lugar para entrenar y te metes en senderos técnicos, muy complejos o con mucha pendiente, lo pasarás pésimo.

– Parte de manera gradual. Anda quemando etapas, desde lo más simple.

– Ojalá puedas ser guiada por amigos que sepan de la materia y dónde llevarte, o, idealmente, por un profesor o entrenador de mountain bike.

 

El equipamiento

Sin duda una bicicleta apropiada ayudará mucho, pues la doble suspensión es fundamental para amortiguar bien los obstáculos de los senderos.

“A veces la gente se confunde y piensa que mientras más equipo lleve al cerro será mejor. Parten con una serie de cosas que -finalmente- solo hacen que aumente el peso de su equipo y que se haga muy incomodo transportarlo, además de tener que bajar y subir con él”, dice Ignacio.

Los indispensables

-Un buen casco tipo xc o enduro (no necesariamente integral)

– Rodilleras cortas tipo enduro que permitan pedalear con ellas puestas

-Guantes y anteojos

-Una mochila pequeña para llevar agua y alguna herramienta

– Snack y abrigo para la bajada

 

La premisa para comenzar ( lo dice el experto)

Respetar tu nivel y cuidarte para mejorar de manera paulatina y segura.

  • Ir al cerro con ropa y equipamiento cómodo para tener una buena experiencia.
  • Una vez que vas quemando etapas, que mejore tu condición física y logres una serie de aspectos propios de una practica constante y mantenida en el tiempo, puedes atreverte a empezar a atacar zonas de mayor dificultad, como senderos y bajadas de mayor duración. A medida que aumentan las exigencias, el equipamiento puede ir cambiando.

 

Algunos lugares para partir

Ignacio Rojo recomienda:

El cerro San Cristóbal es muy amigable para las primeras salidas. Subes por la calle y conectas buscando pequeños senderos que te conducen a otros tramos de camino. Anda siempre acompañada de alguien que conozca el lugar.

 

El Bike Park El Durazno (Lo Barnechea) también es ideal. Ahí encontrarás desde las pistas más simples, básicas y entretenidas, hasta lo más técnico y complejo. También se sugiere ir con compañía.

Artículos Relacionados

¿Quieres saber por qué el ejercicio te hace más feliz?

¡Acompañemos a nuestros niños!: VII Interescolar Inclusivo de Atletismo

Gigi Hadid no es tan perfecta…

10 trekkings que debes intentar