TEMPLATE USED: single.php
pageid: 2334
WFL

8 beneficios del ajo para la salud (y cómo digerirlo mejor)

well+fit living

18 julio, 2016

Muchos no lo aguantan por el olor, pero los beneficios del ajo superan por creces cualquier aroma que puedas destilar después de haberlo comido. Además, también existe la posibilidad de consumirlo en cápsulas, por ejemplo, sin dejar rastros de olor. ¿Aún no te animas? Mira algunos de los beneficios del ajo que el sitio especializado Authority Nutrition asegura que están probados por la ciencia. Por algo en la historia antigua su principal uso era medicinal y para la salud.

1. El ajo es una planta de la familia de la cebolla, que se cultiva por sus propiedades de cocción y los efectos en la salud. Tiene un alto contenido de azufre en un compuesto llamado alicina, que se cree que trae la mayor parte de los beneficios para la salud.

2. El ajo es altamente nutritivo, pero tiene muy pocas calorías. Además es muy rico en vitamina C, vitamina B6 y manganeso. También contiene pequeñas cantidades de otros nutrientes.

3. El ajo puede aumentar la función del sistema inmunológico. Un amplio estudio de 12 semanas encontró que un suplemento de ajo al día redujo el número de resfriados en un 63% en comparación con el placebo. Otro estudio encontró que una alta dosis de extracto de ajo (2,56 gramos por día) puede reducir el número de días de con resfrío o gripe en un 61%.

4. Las altas dosis de ajo parecen mejorar la presión arterial en pacientes con hipertensión. En algunos casos, la administración de suplementos puede ser tan eficaz como los medicamentos regulares.

5. El consumo de suplementos de ajo podría reducir el colesterol total y el LDL, especialmente en aquellos que tienen el colesterol alto.

6. El daño oxidativo de los radicales libres contribuye al proceso de envejecimiento.
El ajo contiene antioxidantes que apoyan los mecanismos de protección del cuerpo contra el daño oxidativo. Esto podría ayudar a prevenir enfermedades cerebrales comunes como la enfermedad de Alzheimer.

7. El ajo ha demostrado reducir significativamente la toxicidad del plomo y los síntomas relacionados.

8. Los alimentos como el ajo y la cebolla también han demostrado tener efectos beneficiosos en la osteoartritis.

¿Conoces el ajo negro?

En Chiloé se cultiva un tipo de ajo distinto, el ajo negro, que tiene una actividad antioxidante cinco veces mayor que la del ajo fresco, y un contenido en aminoácidos de 5 a 7 veces superior. Si te interesa puedes contactar a sus productores aquí.

Cómo consumirlo

Ingrid Lauw, wellness coach compartió con nosotras una receta que puedes usar como entrada o incluso para un picoteo saludable y un tip para digerirlo mejor.

Tip: “para digerir mejor el ajo remueve y descarta el brote que tiene al medio, éste suele ser el responsable de que a mucha gente le caiga mal” (Ingrid Lauw).

Pimientos rellenos de puré de coliflor al ajo asado

4 Pimientos morrones
1 cabeza de ajo
1 coliflor
aceite de oliva
pimienta negra
sal de mar
eneldo
agua

1. Calienta el horno a 150 grados. Mientras, lava los pimientos, disponlos en una bandeja para el horno, corta la parte de arriba de la cabeza de ajo (0.5 cm aprox) y descártala, y sobre el ajo esparce 1 gota de aceite de oliva. Ponlos en la misma bandeja, lleva a horno hasta que los ajos estén dorados y el pimiento tierno cocinado. Deja entibiar.

2. Mientras se hornean los otros ingredientes cuece la cabeza de coliflor en agua con sal de mar hasta que esté tierna.

3. Una vez tibia, presiona la base de la cabeza del ajo y saldrán los dientes fácilmente. Combina la mitad de éstos con la coliflor hervida, una cucharada de aceite de oliva y sal y pimienta a gusto. Haz un puré con ayuda de una miniprimier o juguera. Agrega el agua de cocción de a poco si fuera necesario.

4. Pela los pimientos, con el calor la piel se separa y resulta muy fácil, corta la parte de arriba del pimiento y remueve con cuidado las semillas.

5. Rellena los pimientos con el puré de coliflor y ajos asados. Sírvelo decorado con un hilito de aceite de oliva y eneldo a gusto.

Aparte de una buenas dosis de betacarotenos, vitamina C, E y ácido fólico que aporta el pimiento, este plato es bajo en índice glicémico, lo que se traduce en mejor control de antojos, entre otros beneficios.

Artículos Relacionados

Recomendado: La doble dimensión de nuestro ser ante el autocuidado

El difícil camino del APEGO

Recomiendo: Congreso de Salud y Educación Infantil

10 cosas que pasan cuando sales de tu zona de confort