TEMPLATE USED: single.php
pageid: 2487
WFL

El A,B, C de la vitamina C

well+fit living

5 agosto, 2016

Seguro que esta vitamina te ha acompañado desde la infancia y que sus clásicas recomendaciones en suplementos o diversos jugos naturales no faltaron para protegerte de los resfíos. Más adulta, tal vez, incluso la incorporaste en tus rutinas de belleza. Si no lo has hecho toma en cuenta este importante antioxidante para conseguir una salud óptima. La mejor manera: incorpórala a diario en tu dieta y asegúrate de consumir la cantidad que necesitas.

 

El Dr. Álvaro Bustamante, especialista en medicina deportiva de Clínica MEDS explica que la dosis diaria recomendada de vitamina C es de 90 mg para hombres y 75 mg para mujeres y que no existen mayores diferencias entre su consumo mediante la dieta o suplementos. Solo difiere la concentración en que se consume. “La vitamina C es una vitamina hidrosoluble, por lo que no se acumula en el cuerpo y se ha establecido una ingesta máxima de 2000 mg/día para evitar molestias gastrointestinales. Los humanos no tenemos la capacidad de sintetizarla, por lo que debe ser obtenida de forma exógena. Una dieta balanceada no debiese significar un déficit en el consumo de vitamina C, por lo que a mi parecer la manera más efectiva de obtenerla es a través de una dieta”, explica.

 

Encuéntrala en estos alimentos

Suele relacionarse la vitamina C a los cítricos, pero su contenido abarca a muchos más alimentos del reino vegetal. Esta vitamina se encuentra ampliamente extendida entre frutas y verduras como:

  • Cítricos
  • Grosellas negras
  • Pimientos
  • Verduras verdes como: coles de Bruselas, brócoli, espinacas y repollo
  • Kiwi, mango, frutillas, frambuesas, arándanos, piña, sandía y melón
  • El alimento que más tiene es la guayaba

 

“La inclusión en la dieta de frutas y verduras durante el día (consumiéndolas en las principales comidas y colaciones) debiera bastar para alcanzar las dosis recomendadas”.

 

La vitamina C es importante en el cuerpo para

 

  • La síntesis de colágeno
  • Reparación de tejidos y cicatrización de heridas
  • Reparación y mantención del tejido dental y óseo
  • Síntesis de neurotransmisores
  • Acción como antioxidante
  • Algunos estudios han asociado el consumo de vitamina C con la reducción de diferentes patologías: enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial, cáncer, artritis, y otras. Sin embargo, la evidencia es limitada y poco concluyente, por lo que se necesitan mayores y más específicos estudios para otorgar propiedades preventivas al consumo de vitamina C y la aparición de las diferentes enfermedades nombradas.

 

Vitamina C y deporte

El consumo de vitamina C y ejercicio ha sido bastante estudiado. “Existe evidencia que demuestra que la suplementación disminuye el daño celular inducido por el ejercicio, pero su consumo en exceso puede crear un estado de pro-oxidación que también es dañino”.

Artículos Relacionados

¿Sabes en qué fijarte al elegir una crema con vitamina C?

El cóctel perfecto para una piel luminosa