TEMPLATE USED: single.php
pageid: 2922
WFL

¿Sabías que hay bacterias que potencian tu sistema imnune? Plus: cómo conseguirlas

Camila Quevedo

16 septiembre, 2016

Los alimentos nos aportan proteínas, carbohidratos, vitaminas, minerales… todos compuestos fundamentales para la vida. Sin embargo, también existen los llamados alimentos funcionales, que más allá de los nutrientes, ejercen un beneficio específico en el organismo, generando un gran impacto en nuestra salud.

Bacterias poderosas

Los probióticos son uno de ellos y te sorprenderá saber que son bacterias inocuas que consumimos a través de ciertos alimentos.

Probióticos significa “para la vida”, es por eso que constituyen la base para un sistema inmunológico saludable y vital. Esta familia de microorganismos lácticos son resistentes al pH ácido del estómago, a las enzimas digestivas y sales biliares del intestino, y se adhieren a las células intestinales, colonizan y llevan a cabo actividades funcionales como las inmuno – estimulantes,  dentro de muchos otros beneficios, que permiten modular funciones fisiológicas en el huésped y ejercer sus efectos saludables.

¿Cómo actúan?

Los probióticos actúan en diferentes niveles:

  • Compiten con microorganismos patógenos en el intestino, inhibiendo toxinas bacterianas y evitando infecciones.
  • Estimulan el sistema inmune.
  • Producen sustancias antiimicrobianas contra otros organismos no deseados.
  • Actúan en diversos órganos, por ejemplo en el sistema respiratorio, digestivo, urinario ect.

Dónde encontarlos

Podemos encontrar los probióticos en alimentos como tal, en fermentados y también en alimentos a los que se les haya agregado esta flora microbiana.

Pueden estar presentes en muchos yogures o productos lácteos, pero si lo quieres es potenciar tus defensas, es importante buscar ciertas cepas de bacterías como: Lactobacillus bulgaricus y el Bifidobacterias. Sin embargo, para notar los efectos, estos deben consumirse de manera regular y sostenida en el tiempo, pues así será posible mantener esta flora intestinal saludable.

 Alimenta a las bacterias

Es fundamental alimentar a estas bacterias con lo que necesitan para que sobrevivan. Para ello es indispensable el consumo diario de prebióticos, más conocida como fibra. Este es el alimento perfecto, presente en las frutas y verduras frescas, frutos secos y semillas, cereales integrales (como arroz integral, quinoa, avena, germen de trigo ect.).

Los probióticos son baterias vivas, por lo que para que los microorganismos sobrevivan y logren un beneficio en nuestra salud es muy importante que se mantengan refrigeradas y que no pierdan la cadena de frío.

Fermentación de los alimentos

Es ese proceso que permite el crecimiento de bacterias, las cuales crearán en nuestro intestino una microflora saludable, necesaria para mantenernos sanos y potenciar nuestro sistema inmune. Esto también hace más accesible al organismo una mayor cantidad de nutrientes que muchos alimentos contienen en su estado natural, pero son difíciles de absorber y aprovechar.

Estas bacterias equilibran la microflora intestinal, nos permiten crear enzimas, ácidos grasos esenciales y vitaminas del complejo B. A su vez son las responsables de la inhibición de patógenos, protegiéndonos de infecciones, bacterias, y otras alteraciones que amenazan nuestra salud.
En el mercado puedes encontrar gran variedad de alimentos fermentados, pero estos no nos aseguran que contengan estas bacterias y nos garanticen todos los beneficios antes mencionados, ya que muchos de estos alimentos fueron previamente cocinados, impidiendo el crecimiento de probióticos.

Aquí les dejo una receta casera y fácil que les permitirá crear sus propios probióticos que sin duda sentirán sus beneficios.

Receta: Verduras fermentadas

Ingredientes

  • Un grande jarro de vidrio de boca ancha.
  • Verduras picadas
  • Sal de mar o de roca
  • Hojas de repollo
  • Piedras

Preparación

  1. Puedes elegir diferentes tipos de verduras según tus gustos; pepino, repollo, pimentones, cebolla blanca, cebolla morada y zanahoria. Los pepinos son muy buenos para comenzar con la fermentación, por lo que te recomiendo que este vegetal no falte en tu jarro.
  2. Sal, necesitamos de sal para comenzar con la fermentación, pero no puede ser cualquier sal. Les recomiendo utilizar sal de mar o de roca, menos procesada y natural. Mientras menos sal, será más saludable y el proceso de fermentación irá más rápido. La cantidad de sal depende de la cantidad de verduras que quieras fermentar, generalmente se utiliza 1 cda. de sal por 2 tazas de agua.
  3. Idealmente el recipiente que utilices que sea grande de vidrio y de boca ancha. Evita los recipientes de plástico, por los químicos que estos pueden contener.
  4. Asegurarte de lavar bien los vegetales que utilizarás. Luego córtalos en trozos medianos del mismo tamaño.
  5. En el jarro de vidrio ir poniendo las verduras hasta llenar el jarro e ir aplastando para eliminar el aire y que estas quedan comprimidas.
  6. Paralelamente prepara una solución salina. Disuelve 1 cda. de sal de mar en dos tazas de agua filtrada.
  7. Una vez puesto las verduras y que queden bien comprimidas, agrega la solución salina hasta cubrir los vegetales. Luego pon las hojas de repollo para aislar los vegetales de posibles bacterias que estén en el aire y que no queremos que colonicen e interfieran con las bacterias de nuestra fermentación, ya que no son de las cepas benéficas. Pon piedras o cualquier otra pesa sobre estas hojas para dar peso y comprimir los vegetales, así facilitaremos el proceso de fermentación.
  8. Una vez comprimido, cierra el jarro y ponlo sobre un plato o recipiente. Mantenlo a temperatura ambiente por mínimo una semana en un lugar seco y limpio. Se recomienda ir chequeando el jarro día a día, abriendo el jarro para soltar el aire y verificar que no hayan bacterias o bichitos de color negro, por sobre la preparación.
  9. Una vez fermentado, agregar junto a tus comidas de almuerzo y cena.

Estimularás tu sistema inmune y tendrás una mejor digestión, ¡garantizado!

Foto: vía foodnetwork.com

 

Artículos Relacionados

Desintoxícate con esta poderosa bebida (es en base a hongos y tiene muchos beneficios…)

¿Ya conoces la salvena?