TEMPLATE USED: single.php
pageid: 2640
WFL

¿Ya conoces la salvena?

Camila Quevedo

17 agosto, 2016

Es probable que la avena ya tenga un espacio en tu despensa, forme parte de tus indispensables dentro de tu lista de compras y acompañe tu desayuno. Si no es así, seguro has escuchado de las bondades de este alimento pero qué tanto sabes de las diferencias que tiene con la salvena.

La salvena es lo que queda luego que el grano de avena ha sido refinado. Corresponde a la capa externa, el cual contiene la mayor cantidad de fibra soluble del grano entero.

Está compuesta mayoritariamente por las tres capas más externas del grano, aunque conserva algunas partes de la interna, que es rica en carbohidratos. Por lo que la diferencia con la avena está en los diferentes nutrientes o compuestos presentes de cada parte. La salvena es rica fibra, proteínas y minerales, y la avena -que su gran contenido es de la capa que envuelve el germen mismo- es rica en carbohidratos, enzimas y ácidos grasos esenciales.

Los dos alimentos son altamente nutritivos, entregando grandes beneficiosos para nuestra salud, tanto intestinal como cardiovascular. Sin embargo, las recomendaciones de consumir uno u otro, dependerán de las necesidades de cada persona en particular.


La salvena, al estar compuesta mayoritariamente de la cascarilla, tiene un alto contenido de fibra lo que es muy beneficioso para la salud cardiovascular, por tres puntos importantes:

  1. Reduce los niveles de colesterol en sangre. Este tipo de fibra permite que no absorbamos todo el colesterol. Se ha demostrado que en pacientes con hipercolesterolemia, han reducido sus índices, al incrementar la fibra en su alimentación.
  2. Ayuda a controlar la ingesta de alimentos. Como este tipo de fibra es soluble en agua, crea una solución viscosa en el intestino, haciendo la digestión más lenta. De esta manera nos mantendremos satisfechas por mayor tiempo.
  3. Regula glicemias. Al enlentecer la digestión la glucosa llega a la sangre de manera pausada y más lenta, evitando el alza repentina de azúcar.

 

Activa los granos

Siempre es mejor activar todo tipo de granos. Esto nos garantiza mayor disponibilidad de nutrientes para ser absorbidos y aprovechados por el cuerpo.

Para activar la salvena solo debes dejarla remojando la en agua, idealmente filtrada, la noche anterior.

 

Alimento como medicina

Tanto la avena como la salvena son alimentos perfectos para reducir los índices de riesgo cardiovascular. Esto porque disminuyen los niveles de colesterol, regulan las glicemias y nos mantienen saciados por mayor tiempo. Además resuntan muy beneficiosos para la flora y tránsito intestinal. Son alimentos altamente recomendables para reducir de manera natural el colesterol sanguíneo, para diabéticos, y cuando queremos bajar esos kilitos extras.

Cuánto y cuándo comer

La cantidad depende de cada persona, ya que las necesidades son individuales. Sin embargo varía entre dos  a cuatro cucharadas al día. Se puede consumir a cualquier hora, cruda o cocida, y lo importante es tomar suficiente agua, como mínimo 1,5 litro.

Incorpora la salvena en tu dieta

Aquí tres diferentes maneras para incorporarla en tu alimentación.

  • Puedes hacer un batido con manzana. Es ideal si es que estás buscando limpiar y depurar el organismo.

Cómo hacerlo: Deja la salvena remojando la noche anterior. Añádela a una juguera con manzana y un poco de miel para endulzar. Consúmela en ayunas.

  • Al desayuno, la puedes comer cruda o cocida, le agregas un plátano picado, nueces, miel y si te gusta, un poco de canela.
  • Puedes utilizarla en reemplazo de la harina, cuando quieras hacer un alimento apanado.

 

Artículos Relacionados

Desintoxícate con esta poderosa bebida (es en base a hongos y tiene muchos beneficios…)

¿Sabías que hay bacterias que potencian tu sistema imnune? Plus: cómo conseguirlas