TEMPLATE USED: single.php
pageid: 3831
WFL

Conoce la causa por la que esa grasa abdominal no quiere desaparecer

well+fit living

27 diciembre, 2016

¿No sabes porqué esa grasa abdominal no desaparece por mucho que cierres la boca? Pues bien, te contamos que la respuesta puede estar lejos de lo que pones en tu plato y tiene más que ver con cómo manejas las situaciones de estrés.

Según un estudio del Centro Médico de la Universidad de Maryland, en Estados Unidos, muchas veces el estrés se relaciona con el aumento de peso y la obesidad, ya que muchas personas desarrollan antojos de sal, grasa y azúcar para contrarrestar la tensión. ¿El resultado? Aumentan de peso, incluso llevando una dieta saludable. Además, el peso extra viene la mayoría de las veces de la grasa abdominal, lo que aumenta el riesgo de problemas al corazón o diabetes.

Según el estudio, la liberación de cortisol, una hormona del estrés, sería la responsable de esta mala mezcla. La evidencia sugiere que estos antojos inducidos por el cortisol en conjunto con la insulina, pueden ser beneficiosos para controlar el estrés. Comer alimentos que generen sensación de placer parecería reducir los cambios hormonales y conductuales negativos asociados con el estrés, lo que podría disminuir el impacto del estrés en las personas. Los carbohidratos en particular pueden aumentar los niveles de triptófano y grandes aminoácidos neutros. Esto conduce a una mayor producción de serotonina, lo que podría mejorar el estado de ánimo y el rendimiento bajo estrés.

Aseguran que podría existir lo que llaman un modelo de “comer con estrés basado en recompensas”. En esta teoría, el estrés y los alimentos sabrosos y ricos en calorías hacen que el cerebro produzca sustancias químicas llamadas opioides endógenos. Estos neurotransmisores ayudan a proteger contra los efectos nocivos del estrés, ralentizando la actividad de un proceso cerebral llamado eje hipotalámico-pituitario-suprarrenal (HPA), debilitando así la respuesta al estrés. El problema es que la estimulación repetida de las vías de recompensa a través de la estimulación HPA inducida por el estrés, el consumo de alimentos sabrosos, o ambos, puede conducir a cambios en el cerebro que causan la sobrealimentación compulsiva.

La investigación descubrió también que comer en exceso puede ser provocado por diferentes factores en hombres y mujeres. Las mujeres tienden a aumentar kilos cuando se trata de problemas financieros y de trabajo, así como relaciones familiares tensas. Los hombres suben de peso generalmente por temas relacionados al trabajo.

Artículos Relacionados

Los 4 mejores desayunos para perder peso

10 razones por las que te puede doler la vagina

¿No aguantas el pipí? Tranquila, sí hay solución para ese problema

Relaja tu cuello con estos dos pasos super simples