TEMPLATE USED: single.php
pageid: 545
WFL

El secreto para un mejor sexo

well+fit living

6 mayo, 2016

Aunque no lo creas, la clave está en el piso pélvico. Sí, porque dentro de sus múltiples funciones, el piso pélvico es fundamental para una buena vida sexual, ya que estos músculos están dispuestos alrededor de la vagina y tienen inserción en el clítoris, con lo cual colaboran en la sensación de placer y orgasmo femenino, como explica Odette Freundlich, kinesióloga especialista en disfunciones del suelo pelviano y sexualidad y directora del Centro Miintimidad.

Por eso es fundamental cuidar esta zona del cuerpo durante toda la vida tanto mujeres como hombres (sí, los hombres también deben cuidarse). De lo contrario, pueden producirse problemas como eyaculación precoz o disfunción eréctil debido a la alteración de la musculatura perineal relacionada con estas funciones. En el caso de la mujer, se puede producir dificultad en el orgasmo y en el placer sexual, ya que hay músculos que se insertan en el clítoris y otros alrededor de la vagina.

También puede haber dificultad en la penetración vaginal durante el coito si la musculatura está muy tensa o su tono está aumentado y la mujer no sabe cómo relajarla voluntariamente.

De ahí la importancia de tratar estos problemas en forma multidisciplinaria, explica la especialista, junto al médico tratante, un kinesiólogo experto en disfunciones sexuales y un sexólogo. En conjunto resolverán el tratamiento a seguir, que incluirá ejercicios específicos según cada patología.

 

Qué es exactamente

El piso pelviano es una serie de músculos que están ubicados en la parte inferior de la pelvis, dispuestos como un paragua invertido, los cuales tienen varias funciones, explica Freundlich.

Además de estabilizar la pelvis, sirve de soporte para los órganos que están dentro de ella y contribuye al placer sexual.También tiene una función esfinteriana, permitiendo el vaciamiento de los intestinos y la vejiga.

El problema viene cuando se producen los prolapsos, es decir, la caída o descenso de los órganos que están dentro de la pelvis, como útero, vejiga e intestinos.

La otra alteración frecuente es la incontinencia de orina, que se caracteriza por pérdidas, ya sea por esfuerzos o por urgencia para llegar al baño. La causa puede ser debilidad de la musculatura del piso pelviano, pues ésta actúa como una llave de paso que cierra la uretra, que es el conducto de salida de la vejiga, explica la especialista.

La mejor manera de prevenir es manteniendo hábitos saludables como orinar cada tres horas, eliminar alimentos con cafeína y ejercitar los músculos del suelo pelviano.

 

¿Cómo hacerlo?

Practica los ejercicios de Kegel, que consisten en contraer los músculos de esta zona. Sin embargo, estos músculos son difíciles de ubicar, por lo que para trabajarlos en forma correcta puedes usar un espejo, mirar el área genital y cerrar y abrir la vagina o el ano. Haz contracciones rápidas, es decir, apretar y soltar rápidamente o contrae y mantén unos segundos y descansa. Lo ideal, según la experta, es hacer series de 20 repeticiones tres veces al día.

 

 

Artículos Relacionados

10 razones por las que te puede doler la vagina

¿No aguantas el pipí? Tranquila, sí hay solución para ese problema

Cómo perderle el miedo a la masturbación

Los mejores juguetes eróticos para el agua