TEMPLATE USED: single.php
pageid: 1286
WFL

La solución más simple para evitar el dolor de espalda

well+fit living

24 mayo, 2016

Teniendo en cuenta que la mayoría de las personas pasa más o menos un tercio de su vida en la cama, elegir el colchón adecuado es esencial para el manejo del dolor, sobre todo el de la espalda baja. Verás la diferencia en cómo funcionarás al día siguiente luego de haber dormido bien durante toda la noche.

Según un informe de la Escuela de Medicina de Harvard, estas son algunas recomendaciones para elegir el colchón adecuado.

Uno entre muchos

En el pasado, los doctores a menudo recomendaban colchones muy firmes. Pero un estudio, basado en una encuesta que se realizó en la sala de espera a 268 personas con dolor de espalda, encontró que quienes dormían en colchones ortopédicos (muy duros) tenían la peor calidad del sueño. No hubo diferencias en la calidad del sueño entre los que usaban colchones medio firmes o muy firmes.
Los colchones muy blandos, por otro lado, también pueden ser problemáticos. Uno suave que se ajusta a las curvas naturales de tu cuerpo puede ayudar a alinear las articulaciones, pero también puede hacer que tu cuerpo se hunda tan profundo que algunas articulaciones se vuelvan dolorosas durante la noche.
Si quieres saber si sentirías mejor un colchón más firme que el que estás usando actualmente, trata de poner un tablón de madera contrachapada debajo del colchón para amortiguar el movimiento de los resortes de la cama, o probar tu colchón en el suelo.

Obviamente, también puedes ir a alguna tienda y probar los distintos modelos. Pero hay que tener en cuenta que lo que se siente cómodo durante unos minutos podría no traducirse en una buena noche de sueño. Una prueba más fiable es observar cómo te sientes después de dormir en diferentes tipos de colchones. Aprovecha de estar atenta cuando alojes fuera de tu casa, como en un hotel o en la casa de algún amigo.

El cuidado

Los expertos de Rosen explican que para mantener en buen estado un colchón y extender su vida útil hay que tener en cuenta lo siguiente:

– Pon siempre el colchón sobre una base lisa, sin deformaciones y que a lo menos tenga las mismas medidas de éste.

-Si va a usar el colchón sobre un somier sueco (de madera), asegúrate de que las tablas sean lisas y estén distribuidas transversalmente en la cama, con una distancia máxima aproximada de 5 cms. entre ellas.

No expongas tu colchón a:
– Fuego directo o calor excesivo.
– Líquidos o ambientes con exceso de humedad.
– Elementos punzantes o que pudieran provocar cortes en telas y rellenos.
– Intervención de terceros ajenos al fabricante.
– En lo posible, procura utilizar un protector sobre tu colchón.

¿Cuándo cambiarlo?

Sabrás que ha llegado el momento de cambiar tu colchón cuando sientas que ya no estás durmiendo bien y que no obtienes los niveles de comodidad y relajación originales. No esperes a que el colchón esté hundido o tenga protuberancias producto del mal funcionamiento de la estructura interior.

 

Artículos Relacionados

Concurso cerrado: Lo que necesitas saber para ¡dormir mejor! Plus: concurso…

12 efectos de una mala postura que ¡ni te imaginas! Te sorprenderás

4 formas prácticas de evitar el dolor de espalda