TEMPLATE USED: single.php
pageid: 1327
WFL

Neurótica y angustiada, ¡en mayor riesgo de desarrollar Alzheimer!

well+fit living

24 mayo, 2016

Un elemento a considerar para intentar disminuir tu neurosis es el resultado que arrojó un estudio de la Universidad de Gotemburgo, publicado en la revista médica de la Academia Americana de Neurología, ‘Neurology’…

Neuroticismo + angustia, pésimo complemento

Sin duda el Alzheimer no te atacará en tu juventud, pero ¿quien sabe qué pasará más adelante? Tras cerca de 40 años de seguimiento -a mujeres de entre 38 y 54 años- los investigadores de la Universidad de Gotemburgo, concluyeron que aquellas mujeres maduras que tienen una actitud ansiosa, celosa, o suelen tener ataques de mal genio y angustia pueden tener mayor riesgo de desarrollar Alzheimer.

Nuestro estudio sugiere que el neuroticismo en la mediana edad se asocia con un mayor riesgo de Alzheimer y que la angustia media esta asociación”, concluye el análisis.

 

  • Para realizar este estudio, se reclutaron 800 mujeres,  quienes fueron seguidas durante 38 años practicándoles pruebas de personalidad. consultando su nivel de neurosis, extroversión o introversión, junto con pruebas de memoria.

 

  • De los análisis se pudo concluir que quienes obtuvieron mayores puntuaciones en las pruebas relacionadas con el nivel neurótico y angustia tenían mayor de riesgo de desarrollar Alzheimer en una edad adulta, en comparación con las que tuvieron puntuaciones más bajas. ¿Para ocupase no?

 

Se suele estudiar o relacionar esta enfermedad con factores como la genética, la alimentación, u otras condiciones de salud, pero queda en evidencia que la personalidad también puede influir en el riesgo de una persona para desarrollar esta enfermedad.

 

Está claro que no todas las mujeres reaccionan igual ante el estrés, ni les impacta de la misma manera en su estilo de vida. Y, aunque para muchas los celos y el enojo son un compañero común (y a veces no está mal), las reacciones ‘tóxicas’, producto de un neurotismo o angustia extremos y prolongados, serían conductas para considerar cambiar.

 

¿Soy neurótica?

Se suele caricaturizar a la mujer como neurótica,  y -tal vez- una escena típica sería la de una fumando mientras maneja, hablando por celular por alta voz, estresada o buscando llamar la atención de todos a su alrededor sin importar cómo. Pero, ¿cuándo hablamos de una personalidad neurótica?

 

«Una mujer neurótica tiene rasgos concretos en la personalidad, que pueden manifestarse en celos, preocupación excesiva y mal humor,  puesto que el emocionar está a flor de piel. Otra característica es que son aceleradas, irritables, desafectadas afectivamente, controladoras, pueden tener anorexia y suelen ser trabajólicas. Las personas neuróticas son más propensas a expresar la rabia (ira), la culpa, la envidia y la ansiedad, síntomas que también dan cuenta de una posible depresión encubierta. Los rasgos neuróticos se exacerban ante el estrés, o ante cualquier exigencia o presión externa. Es común que se angustien de sobremanera, generando impasses innecesarios, lo que les dificulta la consecución de sus metas”, comenta Pilar Benaprés, psicóloga acreditada como especialista en psicoterapia.

Explica que una neurótica obsesiva funcionará distinto a una neurótica histérica, pero “a ambas les gusta buscar la atención del otro y ahí está su goce. No en la obtención, sino en su búsqueda, y es por eso pueden tener problemas de satisfacción en las relaciones sexuales”, dice.

 

Disminuye la neurosis

Hay muchas maneras de entender lo neurótico, ya sea como un rasgo o como una estructura de personalidad, dice Pilar Benaprés y comenta que de eso, y otros aspectos depende la posibilidad de variación o flexibilidad de la neurosis. “Por esto, podríamos pensar que más que dejar de serlo, podría disminuir la sintomatología neurótica. A saber: insatisfechas, exigentes, irritables e ideáticas».

 

Qué recomienda

  •  Conocerse a sí misma a través de un proceso terapéutico.
  • Aprender a confiar en otros y así poder descansar.
  • Aprender a filtrar autoexigencias.

 

Artículos Relacionados