TEMPLATE USED: single.php
pageid: 4134
WFL

¿No aguantas el pipí? Tranquila, sí hay solución para ese problema

well+fit living

17 marzo, 2017

La incontinencia urinaria y las alteraciones del piso pélvico son un problemas comunes que pueden afectar a mujeres de todas las edades, aunque su prevalencia aumenta en la medida que pasan los años. La denominada incontinencia urinaria, es uno de los trastornos más habituales del piso pélvico y consiste en la pérdida involuntaria de orina. El ginecólogo de Clínica Vespucio Alexis Inostroza, dice que en la actualidad existe un gran porcentaje de la población femenina que padece de esta condición, la que generalmente suele surgir posterior a tener hijos, cuando llega la menopausia o entre los 40 y 65 años.

Si bien este problema se puede solucionar, no todas se atreven a pedir ayuda profesional, ya sea por la vergüenza social que provoca esta situación o porque desconocen que existe un tratamiento para poner fin a este mal.

Para muchas mujeres, el piso pélvico es un concepto desconocido y no tienen conciencia de qué es y qué rol ocupa en nuestro organismo. El doctor Inostroza, explica que esta “es una zona conformada por es un sistema estructural dinámico y estático, que mediante la acción conjunta de huesos, ligamentos, fascias y músculos, da el soporte a los órganos genitales femeninos y al resto de las estructuras abdominales”. Esto permite el correcto funcionamiento de la vejiga, útero, vagina y recto, además de dar estabilidad a la columna y a la pelvis.

Los trastornos del piso pelviano pueden desencadenar una serie de anormalidades sensoriales, como el prolapso o descenso de los órganos pélvicos hacia la vagina, incontinencia fecal y urinaria. Esta última es la más habitual entre las mujeres y se puede dividir en dos tipos de pérdida involuntaria de orina:

– Incontinencia urinaria de urgencia: Es causada por el aumento de la sensibilidad y/o hiperactividad del músculo de la vejiga que se contrae al orinar y se relaja cuando se llena este órgano. Lo anterior provoca la necesidad repentina de evacuar la vejiga y la fuga de la orina antes de llegar al baño.
– Incontinencia por esfuerzo: Es cuando hay un escape de orina en cualquier actividad que implique un mínimo esfuerzo como toser, reír, hacer deporte o tener relaciones sexuales, entre otras.

Tratamiento

El ginecólogo explica que si el problema se detecta en etapas iniciales se puede tratar con muy buenos resultados. La rehabilitación kinésica consiste en una serie de ejercicios y estímulos eléctricos que ayudan a entrenar los músculos del piso pelviano con el fin de disminuir el problema o detener su avance.

La cirugía, en cambio, se realiza cuando la incontinencia por esfuerzo afecta significativamente la calidad de vida de la persona y en caso de que el tratamiento kinésico haya fallado.

Resultados

Una solución adecuada a este incómodo problema, podría generar un cambio drástico, pero positivo en la calidad de vida de una mujer. Lo anterior, porque esta disfunción, más allá de la incomodidad física que provoca, también repercute en el entorno social e interfiere en la autoestima de la persona.

El doctor Inostroza, dice que “las pacientes que se someten a un tratamiento y finalmente solucionan este problema, manifiestan un cambio rotundo en sus vidas, ya que adquieren mayor seguridad, caminan sin temor y pueden retomar sus actividades en forma normal”. Es decir, “se sienten bien por dentro y por fuera”, concluye el especialista.

Artículos Relacionados

10 razones por las que te puede doler la vagina

Conoce la causa por la que esa grasa abdominal no quiere desaparecer

5 señales de que algo anda mal en tu periodo y debes consultar

¿No lo sabías? Por qué sí debes tomar un poco de sol