TEMPLATE USED: single.php
pageid: 4049
WFL

¿Te incomoda tu cuerpo?… No dejes de leer esto y de hacerte estas preguntas

Dra. Pilar Del Río Vigil

6 febrero, 2017

Ya sea verano o invierno, es común que estemos mirando, evaluando y juzgando nuestro cuerpo. Hacerlo es una acción cotidiana casi constante. Y por qué no decirlo, la  mayoría de las veces, es un juicio en el que salimos perdiendo: “Mi cuerpo no está a la altura”. “No cumple con mi ideal de imagen corporal, con el cuerpo que desearía tener”…

Me pregunto: ¿A la altura de qué no está mi cuerpo?; ¿quién o cómo se establecen esos parámetros y estándares ideales de lo que debiera ser un cuerpo bello o sano? Estas son algunas de las preguntas que se hacen las autoras del libro revolución del verano: “Extremos del volumen”, en el que tuve el honor de participar y que las invito a leer.

Culto al cuerpo

En estos días, en los medios, las redes sociales e incluso las conversaciones entre amigos el culto al cuerpo toma un rol protagónico y la poca ropa o la necesidad de ponerse traje de baño, nos obligan a detenernos en nuestro físico y hacer un dificil análisis personal: ¿Califico en un estándar aceptable de belleza o salud? ¿Estoy dentro o fuera de los parámetros calificados como deseables o normales? ¿Cuáles son mis propios parámetros e ideales para mi cuerpo? ¿Bajo que estándares califico el cuerpo de los demás?

Es en este fenómeno de “fiebre veraniega” por alcanzar un ideal corporal, que surge la imperiosa necesidad de cuestionarnos más profundamente cómo vamos a responder a estas preguntas.

Desde distintos ámbitos nos bombardean con normas o parámetros que dictan las formas, tamaños y medidas de un cuerpo ideal. Ya sea desde la medicina, la moda, el espectáculo o las diversas comunidades en redes sociales, cada grupo intenta imponer su estándar de cuerpo bello, sano o aceptable.

Inconscientemente, cada uno de nosotros va incorporando estas normas y evaluándonos desde ellas, sin preguntarnos si estos parámetros están de acuerdo con nuestra propia historia, cultura, genes o el contexto que estemos viviendo en este momento.

Cuando nos calificamos con estándares ajenos, externos e impuestos, siempre vamos a terminar reprobados, y -por lo tanto- frustrados, tristes disconformes y enojados con nosotros mismos por no poder hacer “lo correcto” o  ser “como debería ser”.

Mi invitación es a cambiar la pregunta para este verano.  No tiene sentido seguir preguntándonos cuántos kilos debemos bajar o qué método usaremos esta vez para ajustar nuestro cuerpo al tamaño que imaginamos.

Intentar un cambio que nos proponen las modas, los estándares sociales, pero que no sabemos qué sentido tiene para nuestro propio cuerpo, o qué posibilidades de hacerlo tenemos en este momento particular, es un proyecto que va directo al fracaso.

Nuestra pregunta ahora podría ser: ¿Cómo se siente mi cuerpo? ¿Qué partes están tensas? ¿Cuáles se sienten bien, relajadas, funcionando? ¿Qué señales me está dando con sus sensaciones? ¿Qué me gusta de mi cuerpo? ¿En qué me aporta, me sirve, me ayuda todos los días?  ¿Qué me incomoda de él y por qué? ¿Qué sentido tendría hacer algún cambio en mi cuerpo? ¿Qué sentido tienen los cambios que mi cuerpo ha tenido, sin que yo lo pidiera?

Conéctate

La invitación es a conectarnos con nosotros y pensar, individualmente,  cómo es el cuerpo que mejor refleja mi esencia, mi etapa de vida, mi estado, mis sueños y mis ideales y luego, ponernos manos a la obra para seguir en todo ámbito ese proyecto de vida. Créanme, que si en cada minuto somos coherentes con ese proyecto, nuestro cuerpo nos seguirá con facilidad.

Más preguntas y desafíos, menos cargas e imposiciones. Más opciones y confianza, menos excusas y frustraciones. El cuerpo es solo un reflejo de quiénes somos. Si no te gusta lo que ves, para, mira, escucha y toma un camino diferente. Un día a la vez. Paso por paso. Tal vez, termines incluso dándote cuenta que no es necesario hacer cambios todavía. Y si decides hacerlos, siempre hay una manera. Recuerda: hay toda una comunidad para acompañarte en el camino. ¡No estás sola!

Que tengan un verano feliz, descansado y, sobre todo, conectado con ustedes mismas.

Más info del libro:

www.extremosdelvolumen.cl

Facebook: Extremos del volumen, Twitter: @extremvolumen.

Puedes encontrarlo en librerías.

Foto: Libro extremos del volumen

Artículos Relacionados