TEMPLATE USED: single.php
pageid: 2857
WFL

Cómo perderle el miedo a la masturbación

Odette Freundlich

9 septiembre, 2016

Afortunadamente hoy en día se puede mencionar la palabra masturbación sin ser sancionada o apuntada con el dedo. Sin embargo, muchas veces suena muy fuerte o ruda, por lo tanto, a veces trato de cambiarla por autoerotismo para bajar la tensión en las pacientes.

El foco de la masturbación es explorarse, tocarse, pero con la intención de obtener placer. Muchas son las razones por las cuales una gran cantidad de mujeres no se atreve a mirar y, menos aun, a tocar sus genitales. Entre ellas la educación recibida en la casa o en el colegio, la religión, la cultura, los pensamientos propios.

Cuando le pregunto a mis pacientes si alguna vez se han masturbado, sus respuestas son:
– No, nunca he tenido las ganas.
– Pienso que es malo.
– Me enseñaron que es pecado.
– Para qué lo voy a hacer si tengo pareja.
– No sabría cómo hacerlo.
– Me daría pánico introducirme algo en la vagina.
– Mi pareja me toca en el juego previo, pero yo nunca.

Es muy importante que conozcas tu cuerpo, tus genitales, que aprendas dónde están ubicadas las diferentes estructuras y, por supuesto, el clítoris.

En este sentido, ¿sabías que el clítoris tiene una única función y es la de producir placer? Se trata de la estructura con mayor cantidad de terminaciones nerviosas por centímetros cuadrados que existe en el cuerpo, por lo tanto, si no sabes dónde está ubicado difícilmente podrás experimentar placer.

Anímate a agarrar un espejo y mirar tus genitales, retirar hacia atrás el capuchón que cubre el clítoris, usa algún tipo de lubricante y estimula el área con diferentes movimientos, velocidades y presiones, manteniendo la conexión con lo que estás haciendo y sin esperar conseguir nada más que sentir lo que estás viviendo.

Es vital que conozcas qué te gusta, cómo te gusta ser estimulada, en qué lugar, con qué movimiento, con qué presión e intensidad, para que puedas comunicarle a tu pareja tus deseos y preferencias.

La masturbación o autoexploración te guiará para conocer cómo conseguir tu propio placer y de esta manera podrás responsabilizarte y empoderarte de tu propio placer y satisfacción sexual.

Artículos Relacionados

10 razones por las que te puede doler la vagina

Los mejores juguetes eróticos para el agua

P&R ¿Cómo se puede saber si hay un problema de líbido baja?

¿Cómo encontrar el punto G?