TEMPLATE USED: single.php
pageid: 2246
WFL

¿Sientes que no paras nunca? Cómo sacar el play de la rutina

Soledad Díaz de la Vega

8 julio, 2016

Cuántas veces en la vida nos pasa que nos levantamos apuradas para cumplir con nuestra rutina del día, salimos como un vendaval, llevamos mil cosas colgando en las cartera o en el bolso, otras en la mano y partimos a nuestro trabajo donde nos espera una larga jornada hasta regresar nuevamente al mismo lugar, la casa.

Es un hacer sin freno que no nos permite disfrutar de cada momento porque estamos todo el tiempo pensando en lo que viene y debemos cumplir. Es como si apretáramos play en un video y sin pararlo hasta que se termina. Llegamos agotadas y sin energía para compartir con los nuestros y solo nos queda dormir para apretar nuevamente el play al otro día.

Sin duda no somos la envidia de nadie y, peor aún, a veces queremos dar la sensación de que somos superpoderosas, cuando en verdad andamos destruidas e irritables sin saber porqué.
Pero el punto es que definitivamente esta situación depende solo de nosotras mismas y de cómo queremos vivir nuestras vidas. ¿Qué pasaría si apretamos el botón de pausa en medio del ajetreo del día, buscamos un lugar donde relajarnos, respiramos profundo, miramos y escuchamos nuestro entorno? De esta forma podremos descubrir que existe un aquí y un ahora y que podemos sentir plenamente lo que nos trae el viento, la brisa, los olores y los sonidos. Así nos damos un espacio para entender que somos parte de este mundo, que trabajamos para vivir felices, que no existen un futuro ni un mañana, solo existimos nosotras y nuestro entorno en ese instante.

Las invito a hacer pausa, reflexionar de lo que quieren, a disfrutar, experimentar y a crear desde ahí su nueva oportunidad de ser y hacer diferente.

Les dejo un pequeño cuento

…Dos hermanos caminaban por la montaña cuando de pronto el menor de ellos se cae, se golpea y grita: “¡Ay!” Para su sorpresa escucha una voz que sale de las montañas y repite: “¡Ay!” Curioso pregunta: “¿Quién eres?” Recibe como respuesta: “¿Quién eres?
Contrariado grita: “No te escondas y da la cara”. Escucha: “No te escondas y da la cara”.

El hermano mayor sonríe y le dice: “Presta atención a lo que pasa”, entonces grita “¡Eres un campeón!”
El niño queda sorprendido y no entiende, hasta que su hermano le explica: “Las personas llaman a eso “eco”, pero es mucho más que eso. En realidad es la vida misma. Ella te da de regreso todo lo que dices o haces”…

Nuestra vida es un reflejo de nuestras acciones. Si quieres disfrutar más, gozar y entusiasmarte, actúa con más de ellos y menos desde la rutina.

Artículos Relacionados

10 claves para retomar con éxito el ejercicio post vacaciones

El producto de belleza que todas las mujeres deberían tener en su escritorio

¿Temporada de corridas? 10 cosas que debes hacer antes de una carrera

7 formas de convertir el fracaso en tu aliado