TEMPLATE USED: single.php
pageid: 563
WFL

¿Deberías contarle a tu jefe que tienes déficit atencional?

well+fit living

5 mayo, 2016

Te cuesta concentrarte, te das vueltas en tu escritorio sin poder terminar ese informe que te está esperando desde la mañana o te distraes fácilmente con las conversaciones de tus compañeros… El trastorno de déficit atencional por hiperactividad (TDAH) dejó de ser cosa de niños. Por eso, decidir si contarle o no a tu jefe puede ser difícil. Lo importante, según publicó el sitio WebMD, es saber que nadie te obliga a hacerlo, y, que hay algunos puntos que deberías considerar antes de tomar una decisión.

Primero: Si tus síntomas de TDAH no han afectado tu desempeño profesional y no han surgido como parte de una evaluación de trabajo, puede no haber razón para hablar. Sin embargo, si estás teniendo dificultades, debes centrarte en los hábitos que están causando esos problemas, dice el doctor J. Russell Ramsay, PhD, co-director del Programa de Investigación de Tratamiento de Adultos con TDAH de la Universidad de Pennsylvania.

«Si alguien me dice, ‘estoy con problemas en el trabajo, estoy pensando en decirle a mi jefe», le pregunto: ¿Hay maneras de discutir temas relacionados con el TDAH sin pronunciar las letras TDAH”, dice el experto.

Si eres de las que tiende a desconcentrarse cuando debes trabajar para terminar un informe, Ramsay sugiere que preguntes si puedes usar una sala de reuniones cerrada. O si llegas siempre tarde por problemas de TDAH relacionados con el sueño, tal vez puedas pedir un cambio de turno. En ambos casos, podrías solucionar el problema sin nombrarle a nadie las letras TDAH.

Otras ideas

Pon recordatorios en tu teléfono o computador para fechas de cierre, reuniones y para hacer un break.

Mantén una lista de tareas frente a ti todo el tiempo. Actualiza la lista todos los días y tacha las tareas a medida que las cumples.

Agenda algunas horas para las reuniones de trabajo, así no te interrumpirán a cada rato.

Organiza los proyectos en partes más pequeñas con plazos específicos para hacerlos más manejables.

Cuándo sí hablar con tu jefe

¿Tus síntomas de TDAH te causan problemas con frecuencia en el trabajo? ¿Afectan tus evaluaciones de desempeño? Si es así, puede ser el momento de sincerarte con tu jefe. Cuando los problemas se hacen evidentes, probablemente es mejor hacerles frente, en vez de esperar al último minuto para solucionarlos, dice Lenard Adler, profesor de Psiquiatría en el Langone Medical Center de la Universidad de Nueva York.

Algunas recomendaciones comunes para las personas con TDAH

Usa audífonos con cancelación de ruido si tu lugar de trabajo es ruidoso.

Toma descansos cortos durante el día para volver a enfocarte.

Habla con tu jefe de forma frecuente para asegurarte de que tus proyectos están bien encaminados.

Decirle o no a tus compañeros de trabajo

Le cuentes o no a tu jefe de tu condición, tal vez sí es útil hacerlo con tus amigos de la oficina. Esto podría ayudarlos a entender por qué tienes problemas con el uso del tiempo o los plazos.

A veces, sin embargo, es una cuestión de confianza y privacidad. «¿Confías realmente en ese compañero de trabajo?», se pregunta Ramsay. «El punto es si crees que tus colegas pueden ayudarte y apoyarte”, agrega Adler. «Si te piden hacerte cargo de la parte más creativa del proyecto, mientras ellos manejan los otros aspectos, puede jugar a tu favor y potenciar tus fortalezas».

Lo importante es que cuentes cuando tú quieras contar. Eso incluye a los amigos y el lugar de trabajo, concluyen los expertos.

 

Artículos Relacionados