TEMPLATE USED: single.php
pageid: 3911
WFL

Descubre si te enamoraste de un narciso… ( te damos 9 claves)

27 enero, 2017

Mira lo que nos contó la psicóloga María José Lacámara y saca tus conclusiones.

¿Cuántas veces has estado en relaciones difíciles, tóxicas en donde te sientes poco valorada? ¿Cuántas veces te has topado con personas que solo hablan de sí mismas y no saben cómo mirar las necesidades del otro? Lo peor, es que este tipo de personas suelen encantar a quien se cruza en su camino, porque en un principio muestran su lado más grandioso y seductor, lo que cautiva al poco tiempo. Así, sin darte cuenta, te vas encontrando en una relación tortuosa, donde el otro solo logra mirarse a sí mismo, lo que él necesita y se jacta de lo perfecto que es, devaluando lo que eres como persona, llevándote a niveles extremos de inseguridad, que incluso te hacen preguntarte si vales la pena.

El gran problema es que vivimos en una sociedad cada vez más individualista, que nos invita a mirarnos el ombligo, dejando de lado la mirada profunda del otro en lo que es y desea ser. Y entonces nos confundimos entre lo que es normal y esperable y lo que realmente es patológico y enfermo.

Pero ¿qué es el narcisismo?

En la cultura popular se interpreta, a menudo, como una persona que está enamorada de él o ella misma. Es más preciso caracterizar al narcisista patológico como alguien que está enamorado de su propia imagen idealizada, sin embargo, inconscientemente, hay un gran sentimiento de inseguridad que los lleva a tener que validarse frente al otro constantemente con el fin de poder mantenerse en pie. Son personas que se muestran fuertes y grandiosas, pero -aunque la mayoría de las veces no quieran admitirlo- tienen grandes carencias afectivas y la necesidad de ser queridos y admirados.

9 claves para descubrir a un narcisista

¿Cómo saber cuándo estás tratando con uno?

Aunque a la mayoría de nosotros puede atravesar por algunas de las conductas que describiré, en un narcisista esto ocurre más cotidianamente y la gran diferencia es que no son capaces de ponerse en el lugar del otro y mirar el cómo sus acciones afectan a su entorno.

  1. Son autoreferentes: Aman hablar de sí mismos, y no dan la posibilidad de mantener un diálogo en dos sentidos. Si no estás de acuerdo con ellos, es probable que tus comentarios sean corregidos, rechazados o ignorados.
  2. Interrumpen conversaciones: Tienden a interrumpir y cambiar el foco de la conversación hacia sí mismos. Muestran poco interés genuino en ti.
  3. Rompen reglas y normas: Gozan violando las normas sociales, como por ejemplo: no dejar propina, dejar plantado a otro, desobedecer las leyes del tránsito o colarse en una fila. Sus necesidades siempre serán las primeras y más importantes.
  4. Traspasan límites: Muestran un menosprecio por los pensamientos, sentimientos y bienes materiales de otras personas. Usan a otros sin consideración o sensibilidad. Por ejemplo, piden cosas prestadas y nos las devuelven, rompen promesas y no cumplen con sus responsabilidades repetidamente. Quizás lo más distintivo es que muestran poca o casi nada de culpa por la víctima de su propia falta de respeto.
  5. Grandiosidad: Les gusta hacer cosas para impresionar a los demás haciendo que se vean bien hacia afuera. Tienden a exhibirse físicamente, románticamente, sexualmente, socialmente, religiosamente, financieramente, materialmente, profesionalmente, académicamente o culturalmente. En estas situaciones, el narcisista usa personas, objetos, status y / o logros para representar a su ser grandioso y falso. El mensaje implícito siempre es: “¡Soy mejor que tú!”.
  6. Ser los preferidos: A menudo esperan un trato preferencial por parte de los otros y que suplan instantáneamente sus necesidades, sin ser las del otro consideradas. En su mentalidad, el mundo gira en torno a ellos.
  7. Son seductores: Pueden ser muy carismáticos y persuasivos. Cuando están interesados en ti (por su propia gratificación), te hacen sentir muy especial y querido. Sin embargo, una vez que pierden el interés, lo más probable después de que han conseguido lo que quieren, pueden dejarte sin más explicación. Un narcisista puede ser muy atractivo y sociable, siempre y cuando logres cumplir lo que desea, o darle toda tu atención.
  8. Emociones negativas: Muchos narcisistas disfrutan despertando emociones negativas para obtener atención, sentirse poderosos y manteniendo al otro inseguro y desequilibrado. Se enojan facilmente ante cualquier desatino o ante la falta de atención. Son extremadamente sensibles a la crítica, y -por lo general- responden con una acalorada discusión o desaparecen para dejarte hablando sola. Por otro lado, a menudo son rápidos en juzgar, criticar, ridiculizar y culpar al otro.
  9. Son manipuladores: Usan a los demás como una extensión de sí mismos. Toman decisiones para que los demás se adapten a sus propias necesidades. El narcisista puede usar a su pareja, a un hijo, a un amigo o colega para satisfacer sus propias necesidades.

¿Lo reconoces?

¿Qué hacer si estás frente a un narcisista?

Lo primero es que puedas verlo como una persona con una profunda carencia de cariño. Desde ahí podrás entender que no es así por maldad, sino porque su configuración de personalidad, su historia de vida y su biología lo hacen ser y actuar de esa manera.

Es importante que lo escuches y lo hagas sentir querido por ser lo que es, desde lo simple, desde el amor más puro y sincero. Intenta que logre ver y sentir que no es necesaria esa grandiosidad ni pomposidad para que sea valorado y admirado. Verás como se irá rompiendo el círculo vicioso, en donde siente la necesidad de pisotear(te) para ser amado. Tendrás que aprender cómo ayudarlo para que sea capaz de ponerse en el lugar del otro y también mostrar tus necesidades abiertamente. Entender que no tiene esa capacidad, dado su estructura mental, es el primer paso. Al hacerlo podrás tener una mirada benevolente que te permitirá entrar en un círculo positivo con él, donde serás capaz de pedir lo que necesitas sin esperar que él lo adivine.

Además, es fundamental que logres mostrarle cómo te sientes frente a lo que él o ella hace y como eso afecta  la relación y en tu como persona.

Estas son solo algunas guías que podrás intentar en distintas soluciones. Si pruebas algo distinto a lo que siempre has hecho -probablemente- dará mejores resultados en la solución del problema. Muchas veces el conflicto se mantiene o crea dado a que se repite el mismo tipo de solución y es inefectiva. Poder redefinir la mirada del otro como alguien carente de afecto y no como alguien malo que solo busca hacerte daño, puede ayudarles a dar un vuelco en la interacción que tienen.

Eso sí, si estás en una relación tóxica, dañina y/o  violenta es muy importante que pidas ayuda, ya que probablemente necesitarás apoyo de un especialista para poder cambiar estos patrones de interacción.

 

 

 

 

 

 

 

Artículos Relacionados