TEMPLATE USED: single.php
pageid: 4004
WFL

Lo que necesitas saber para tomar decisiones correctas ( ¡tu cuerpo lo sabe!)

well+fit living

12 febrero, 2017

Porque es normal dudar, porque a veces no nos sentimos capaces de tomar decisiones o no sabemos que nuestros pensamientos pueden estar jugándonos una mala pasada,  le pedimos a Claudio Acuña, coach sistémico contextual de Coaching Spirale Chile, que nos ayudara con estrategias para destrabar el estancamiento en nuestras vidas y tomar decisiones correctas.

¿Un adelanto?…  Tu cuerpo siempre sabe lo que quieres realmente. Mira lo que nos cuenta.

 

Como seres humanos, siempre estamos tomando decisiones. Cada día tomamos muchas de ellas aunque no estemos totalmente conscientes de esto. Desde a qué hora nos levantamos, qué comemos al desayuno, qué camino tomamos hacia nuestras actividades, qué almorzamos e incluso aquellas cosas que nos sentimos obligados a hacer , porque el aceptarlas, también responde a una decisión que tomamos.

Cada una de nuestras decisiones nos da la posibilidad de ir aprendiendo con exactitud aquellas cosas que nos gustan y las que no. Ciertamente y casi sin darnos cuenta, en cada decisión ponemos todo nuestro contexto, es decir, nuestra historia personal, nuestras creencias, nuestras conclusiones, nuestros pensamientos y emociones. Es de esta manera como nuestra realidad comienza a formarse. No es difícil darnos cuenta que cada persona crea su propia realidad y que cada experiencia de vida no es nada más ni nada menos que un “espejo” de lo que esta persona cree que es la vida. Este proceso nos ha ayudado a ser la persona que hoy somos.

Dicho lo anterior, cuando enfrentamos una etapa de bloqueo en nuestra vida, como de estancamiento, en donde sentimos que no avanzamos o que si lo hacemos no es al ritmo que quisiéramos, la razón es una sola: nuestros pensamientos, actitudes y emociones no están alineadas con lo que realmente deseamos, es decir, algo en nosotros nos hace poner la marcha en dirección contraria a nuestros anhelos.

¿Cómo podemos salir de este aletargamiento?

Algunos consejos:

  1. Acepta que cualquier cosa que desees parte desde donde estás ahora. No vale la pena mirar hacia atrás con remordimientos, mejor hazlo con cariño y con intención de sanar.
  2. Reconoce cuál es el motor que mueve tu vida. Por lo general ese motor se generó cuando eras pequeña y es una conclusión que tomaste de manera inconsciente después de haber tenido algún quiebre como, por ejemplo, el hecho de que tus padres nunca te felicitaron por tus logros y siempre te exigían mas. La conclusión es: “No soy suficientemente buena”, y es este motor el que ha acompañado durante todo este tiempo.
  3. Cambia el contexto de este motor, y reemplázalo por otra frase que te empodere. Por ejemplo: “Soy una mujer plena y segura de mí”. Incorpora esta nueva frase como tu nuevo motor de vida.
  4. Una vez que te sientas bien con esta nueva versión de ti, imagina cómo te gustaría estar en cinco o 10 años más. Imagina todos los detalles, cómo vistes, qué haces, quiénes te rodean, dónde estás, etc. Puedes realizar meditaciones diarias de no más de 15 minutos realizando este ejercicio.
  5. Revisa si tus actuales pensamientos y actitudes están alineados con esta nueva versión de ti, si aún no lo están, es el momento de comenzar a sentir y pensar ahora como esa nueva persona que deseas ser.

 

 ¿Sabías que tu cuerpo siempre sabe qué es lo que realmente quieres?

Realiza el siguiente ejercicio para decidir entre varias opciones:

Escribe en una hoja la opción A y en otra la B.

Por ejemplo: A: Soy Ingeniera B: Soy Doctora. Luego, pon la opción A en una silla y en la B en la otra  y pídele a alguna amiga que te observe. Después, relájate y siéntate en una de las sillas con los ojos cerrados. Si la silla elegida es la A, siente qué significa ser ingeniera, imagina cada detalle y pídele a tu amiga que escriba todo lo que ve en ti. Repite la acción sentándote en la otra silla. Finalmente, tanto tú como tu amiga podrán concluir sin duda alguna que tu cuerpo estuvo mucho más relajado, seguro y que su postura reflejó la inclinación hacia una determinada opción.

 

 

Artículos Relacionados